¿Alguna vez te has preguntado qué puede pasar si un velero en el que estás, vuelca? Nosotros hemos visto y nos han contado todo tipo de historias. Hoy queremos que te hagas una idea de lo que es y qué forma es la mejor para evitar que te pase a ti y a los tuyos.

Qué pasa cuando un velero vuelca

velero vuelca

Cuando estás subido en tu barco, de repente, un día que parecía que iba a ir todo como la seda puede convertirse de repente en un infierno.
Incluso en días que parece que todo va bien, la cosa puede girarse. Puede pasar de hacer sol y buen aire a convertirse todo en un temporal insoportable.

Cuando el oleaje es fuerte, es inevitable que nos planteemos (y temamos) las peores situaciones posibles. Y es que, una de ellas, es cuando nuestro velero vuelca. Estás intentando soportar un viento y un oleaje que, tal vez, te han pillado por sorpresa… no te vamos a mentir: que se te vuelque el velero es una experiencia dura.
Es realmente desesperante y no se lo deseamos a nadie. Porque, sobre todo, si el velero es tuyo puede entrarte el desespero y hacerte pensar que vas a perder una gran inversión. Pero eso no es todo, también te arriesgas a hacerte daño.

Los peligros de volcarse

Cuando un barco se vuelca cada segundo cuenta y es muy peligroso.
Muchos componentes del barco pueden salir volando y herir a alguien, dependiendo del aire que haga. Puede haber golpes y cortes por cualquier cosa, como un mástil moviéndose rápidamente o que una pieza del barco se rompa al sumergiros.
Lo peor es si el barco o velero tiene un espacio abierto, donde pueda entrar agua. Esto es lo que puede hundirlo fácilmente, aunque si es grande aguantará.
Aquí tienes un vídeo de ejemplo de un bote que se volcó y consiguieron reflotarlo sacando agua a toda prisa, bien coordinados y en grupo.


Como ves, entre todos consiguieron rescatar la barca, aunque costó. Lo peor de esta experiencia es que esos minutos que estás intentando reflotarlo se hacen eternos. 
La buena noticia es que con barcos grandes cuesta mucho más volcar (aunque puede pasar), la mala es que estos requieren de titulaciones y formación superior.
Te conviene formarte lo máximo posible, míralo de esta forma: Si aprendes suficientes estrategias para enfrentar esta clase de urgencias, estarás mucho más tranquilo ante esta situación. El conocimiento te dará seguridad, y lo agradecerás. Lo más recomendable, por eso mismo, es la formación.

Prepárate para lo peor

Cuando la situación es difícil y dura, te hacen falta todas las manos posibles. A poder ser, necesitas que estas sean expertas en lo que hacen, ya que un paso en falso puede significar el hundimiento del barco.
Por eso, creemos que es muy útil poder contar con gente bien formada en navegación. No solo el patrón, que puede dar órdenes, debe conocer el funcionamiento del barco. Que haya personas formadas en la tripulación puede marcar la diferencia.
Aquí tienes un video de ejemplo de cuando un velero puede estar a punto de volcar. Como ves, hay que estar siempre alerta, sobre todo con mal oleaje…


Si sueles salir al mar con tu familia o con un grupo de amigos, en Kalima Charter os recomendamos que hagáis una formación en grupo para obtener los conocimientos indispensables.
Seréis un gran equipo de navegación en el mar. Si esto os llega a ocurrir alguna vez, tendréis la tranquilidad y seguridad de saber qué hacer.

¡Haz tus clases en nuestra escuela náutica, en La Manga del Mar Menor!