¿Estás indeciso entre comprarte un barco a motor o un velero? Hoy en Kalima Charter te hablamos de nuestras experiencias con ambos tipos de embarcaciones ¡Seguro que al final de este artículo llegas a una conclusión!

No es casualidad que la gran mayoría de barcos que utilizan los navegantes españoles sean a motor. Ven a descubrir sus razones.

Ventaja 1: No dependes del viento

Reconozcámoslo, el depender del viendo puede ser una gran molestia, sobre todo cuando pretendes navegar contra-corriente, tal y como vimos en el último artículo sobre navegación.
El hecho de poder recurrir a un motor nos hace no depender del aire para girar o para maniobrar. Si bien es cierto que un marinero experimentado no tendrá problema alguno en hacer las variaciones que sean, es más cómodo ir a tu propio ritmo y sin tener que contar con el tiempo.
El único posible punto negativo de esto es que dependes de tu combustible para llegar lejos, pero hay personas que lo prefieren a tener que estar moviendo una vela gigantesca. Además, cuando necesitas el viento te ves expuesto a que un gran golpe de aire cause accidentes. Lo que nos lleva al siguiente punto.

Ventaja 2: Son más fáciles de reflotar

Todos los barcos tienen cierto peligro de volcarse, pero está claro que cuando una tela de varios metros se sumerge en el agua pesará mucho más que un barco a motor sin nada encima.
De hecho, es mucho más fácil reflotar una barca a motor que se ha dado la vuelta que no un velero. Con todos los accesorios y añadidos del barco que caen, se mojan y pesan en el agua, lo hacen mucho más complicado. No se lo deseamos a nadie.

Ventaja 3: Corre tanto como quieras

Esto tiene relación con el primer punto, y es que al poder instalarle el motor que quieras puedes correr tanto como quieras (y esté permitido).
El hecho de tener una vela en un barco te hace depender de la fuerza del aire para coger velocidad. Si tu motor es más potente correrás más, siempre que quieras. De alguna forma, al tener un motor puedes controlar mejor la embarcación.
Algunas de las embarcaciones veloces que más disfrutan nuestros clientes son las motos de agua.

Ventaja 4: Son más fáciles de maniobrar

Los veleros no son para todo el mundo. La realidad es que requieren de trabajo en equipo, a veces bastante intenso, para sincronizar todas las partes del barco y aprovechar al máximo cualquier vendaval. También hay que adaptarse a situaciones adversas del tiempo.
En cambio, con un barco a motor eso es mucho más sencillo. Si quieres acelerar o girar solo tienes que utilizar unos pocos controles. Nada de cuerdas y velas, generalmente.
Llevar un barco a motor te da mucha más comodidad y libertad para hacer y deshacer cualquier camino.

Las lanchas semirrígidas son tu mejor opción

Con nuestras lanchas podréis ir en grupos de 8 personas a visitar distintos lugares de las costas de La Manga del Mar Menor. Así como celebrar fiestas de soltero o de cumpleaños.
¡Pasaréis una buena tarde en compañía de vuestros seres queridos, riendo y alucinando con las velocidades que puede llegar a alcanzar una barca aparentemente tan grande!
Ahora puedes contratar lanchas con o sin titulación, que te permitirán usar una lancha con más o menos potencia. ¡Titulación que, por cierto, también la puedes conseguir con nosotros en una tarde!

¡Sal ya de aventura en tu barco a motor con Kalima Charter!